Sección dedicada a recoger creaciones literarias de conquenses entusiasmados por el bello arte de la palabra. Alberga relatos, cuentos, reseñas, poesía y, en definitiva, cualquier composición trabajada, cuidada, que se aplique lo mismo en desarrollar una compleja idea que en decidir la pertinencia de una coma. El escritor novel y el consagrado tienen cabida aquí siempre que con sus palabras deseen corresponder a Cuenca, el lugar donde se resumen los recuerdos..

Zeus visita Cuenca (I)

Caía la tarde sobre la Tierra y Zeus, repantigado en su imponente trono negro de mármol pulido egipcio, observaba aburrido los jardines del Olimpo. En él retozaban diversos animales sagrados en perfecta compañía, a pesar de que algunos eran presas naturales de otros: había leones, ciervos, tigres, jabalíes, serpientes, ratones,…

¡Camarera!

¡Camarera! Si esta llamada hubiera sido emitida tres o cuatro tonos por debajo, Lucía la hubiera escuchado igual de bien, pero el desesperado cliente necesitaba otra cerveza y las decenas previas ingeridas con sus amigos solo habían agudizado su sed. Sin embargo, Lucía entendía que este era un gaje del…

Zeus visita Cuenca (I)

Caía la tarde sobre la Tierra y Zeus, repantigado en su imponente trono negro de mármol pulido egipcio, observaba aburrido los jardines del Olimpo. En él retozaban diversos animales sagrados en perfecta compañía, a pesar de que algunos eran presas naturales de otros: había leones, ciervos, tigres, jabalíes, serpientes, ratones,…

¡Camarera!

¡Camarera! Si esta llamada hubiera sido emitida tres o cuatro tonos por debajo, Lucía la hubiera escuchado igual de bien, pero el desesperado cliente necesitaba otra cerveza y las decenas previas ingeridas con sus amigos solo habían agudizado su sed. Sin embargo, Lucía entendía que este era un gaje del…