La huelga de impresores

Transcripción del artículo “La huelga de impresores” de “El Tío Corujo” en “El día de Cuenca” el 11 de noviembre de 1920.

LA HUELGA DE IMPRESORES

Reconozco que llevo un gabán amplio y de burgués, el cual deja asomar en toda ocasión unas manos laboriosas y un espíritu conciliador y justo. No soy patrono de represalia, ni amo de jactanciosas puerilidades. Ni temo, ni adulo. Ahí están mis escritos en favor de la clase honrada obrera y ahí quedan mis hechos. Cada día el jornal que ganan los cajistas les deja más vacíos sus estómagos. De esto, ni yo ni ellos tenemos la culpa. Vino el 50 por 100 de petición de aumento de salarios y el personal de las imprentas no entró al trabajo. Nos reunimos en el despacho del señor gobernador y nosotros iniciamos la fórmula de la avenencia. Los gobernadores, en periodo electoral, no disponen de un meollo más que para ponerle cepos al adversario. ¡A qué perder el tiempo! Ofrecimos el 45 por 100 a los nuestros y el señor Viejobueno hizo lo propio. Los establecimientos de la viuda de León y Pinós siguen sin trabajar. Ya lo saben, pues, nuestros clientes.

Esto va para arriba… en precios. El que lleguemos a la cúspide de las concesiones y no podamos más, francamente, ya me las arreglaré para ser jefecillo de Sindicato de Guardia Civil. Tomar otro camino, sería de una bobaliconería imperdonable.

Deja una respuesta