La máquina del tiempo

Cansado, perdido,

vagando entre montañas;

buscando el rumbo.

Poniendo el reloj en hora,

contando desde cero,

como cada alma de las que conozco.

 

Tiempos de máquinas

que nos han conquistado

y nos han obligado,

asumiendo que nos ganan

a servirlas para siempre

entregando nuestras vidas

para ponerlas en marcha.

 

Viaja, come en un restaurante;

bebe, hazte fotos, juega a un videojuego.

Mantente conectado.

 

Mantén la máquina encendida.

No la descargues.

No te vayas sin ella.

 

No te pares a observar.

No te tomes un respiro.

No te obligues a pensar.

Guillermo Bollo Miguel

Deja una respuesta