De amor y poetas… Cuenca

Elevada hasta el cielo

en piedra enhiesta

desdibujado crisol

de risca y yedra.

 

Atrapada en olvidos

por hoces y huertas

verdes, amarillos

ocres de tus tierras.

 

Calles empinadas

rincones y callejas

de un ayer que no vuelve

a limpiar tus miserias.

 

Levanta la vista,

no sientas vergüenza,

siempre fuiste patria

de amor y poetas.

María Elena Marín Marín

Deja una respuesta