Cuenca Respira Música

Durante esta Cuarentena muchos han sido los que han recurrido al consuelo de los músicos y de la cultura para poder aliviar el confinamiento y poder sobrellevar mejor esos días encerrados en casa. Muchas han sido las iniciativas del mundo de la cultura, desde conciertos en directo a obras de teatro  que nos han hecho disfrutar estos meses. Pero una de ellas, ha llamado, especialmente mi atención.

“Cuenca Respira Música” ha sido una iniciativa musical formada por un grupo de jóvenes músicos con edades comprendidas entre los 16 y los 27 años, que durante el confinamiento no han parado de subir videos tocando para amenizar a las familias de nuestra ciudad. He podido reunirme con dos de ellos para que me contaran de primera mano cómo surgió todo este proyecto.

Elvira Aguilar, de 17 años de edad, que acaba de terminar sus estudios en la especialidad de trompa; y Juan Palacios, de 16 años que cursa cuarto de profesional en la especialidad de percusión. Los dos han estudiado en el conservatorio Pedro Aranaz de Cuenca.

“Cuenca Respira Música” es un proyecto online para mostrar la música que hay en Cuenca y para entretener y amenizar los días de cuarentena, con vídeos de músicos tocando, desde alumnos a profesionales. La idea surge del acordeonista David Martínez, que junto a otros jóvenes músicos (Elia García, Carolina Porras, Elvira Aguilar y Juan Palacios) crearon las primeras jornadas musicales. Su objetivo era mostrar a los músicos jóvenes de Cuenca y que la ciudad viera la calidad que tienen sus jóvenes artistas. Los vídeos que han subido, con gran variedad de instrumentos, engloban todo tipo de estilos musicales, ya que decidieron no centrarse en ningún género en concreto.

Al ver la buena acogida que tuvieron las primeras ediciones, decidieron hacer una segunda tanda denominada “Cuenca Respira Música Pro”, en la que contaron con profesores y profesionales del sector, ya que querían mostrar a músicos que actualmente están en activo y trabajando a un nivel profesional.

“Estamos muy contentos, ya que la idea ha tenido una gran repercusión y una buena acogida en Cuenca. Hay vídeos con miles de visitas y comentarios muy positivos. También hemos contado con instituciones como Diputación o la biblioteca municipal que han estado en contacto con nosotros y han compartido nuestros videos”.

El vídeo que más repercusión ha tenido ha sido una cover de la canción “Nos volveremos a ver” del grupo musical La raíz. Los organizadores destacan que ha sido el más especial para ellos, ya que prácticamente han participado todos en él, y además, ha sido el vídeo con mayor número de visitas.

Elvira me explica que los estilos musicales han sido de lo más variado: barroco, clásico, pop, rock, jazz… pero sin duda lo que más ha gustado son las covers. Cuesta decidirse entre tanta calidad, pero confiesan que los dos intérpretes que más les han llamado la atención han sido la cantante María Alcalde, que interpretó varios pasajes de género operístico; y el trompetista Antonio Tavira, que con sus montajes a varias voces tocando la trompeta y cantando tuvo una gran acogida del público.

Mientras tanto, sin darnos cuenta, el reloj sigue su rumbo, nuestra conversación se distiende y acabamos hablando sobre la situación actual de la música en Cuenca. Los dos coinciden en que están contentos con la cantidad de conciertos y formaciones musicales con las que contamos en nuestra ciudad. También  con las instituciones como el auditorio, el conservatorio o la escuela de música. Pero sí que echan en falta más cantidad de alumnos ya que “no existe una competencia real y hay que salir de Cuenca para darte cuenta de quién eres o como suenas”.

“Tiene que haber cierto pique para estudiar”, admiten.  Explican que los músicos conquenses tienen mucho nivel, pero que están poco valorados. Del mismo modo, comentan que no están de acuerdo con la decisión de llevarse el Conservatorio Superior a Albacete, ya que las instalaciones que tiene nuestro conservatorio son mucho mejores y están mejor equipadas para poder dar la calidad de formación que merece un conservatorio superior. Cuentan que compañeros suyos que estudian en otros conservatorios, al ver el nuestro, no entendían la decisión que se tomó en ese momento y lamentan que se tomara, ya que podría haber dado a Cuenca un escalón más dentro del mundo musical.

Por parte de las instituciones echan en falta más visibilidad de la música, ya que piensan que no se le da repercusión suficiente. Expresan que la música no solo sirve para entretener si no para educar muchos aspectos de la vida social y educativa de nuestros jóvenes. Están contentos con la cantidad de actividades y conciertos que ofrecen las instituciones, pero sí que les gustaría que contaran con los alumnos para realizar conciertos en las diferentes salas de Cuenca.

“Un músico se gana la vida tocando de cara al público, y no nos dan muchas oportunidades para ello”. Creen que esta medida ayudaría mucho a su formación musical.

Me explican que la gente piensa que estudiar en el conservatorio es muy pesado y aburrido, ya que esa música ya no se lleva actualmente, aunque es necesario estudiar lo que estudiamos para que pueda ser interpretado correctamente y con una infinidad de aplicaciones hoy en día. “Estudiar música no es una obligación. Es algo que tienes que hacer porque te gusta y, al hacerlo por pasión, te hace feliz”. Animan a los padres a que motiven a los niños y les hagan ver la música como algo divertido.

Al preguntarles si piensan que hay algún sesgo sexual en el mundo de la música conquense, dicen que ellos no creen que lo haya, pero sí que existe a nivel global en la música, como en el ámbito de dirección orquestal o con la elección de ciertos instrumentos asociados más a un género que a otro. 

Ahora que ha pasado la Cuarentena se plantean seguir con el proyecto, pero de una forma más desahogada. Quieren volver a los escenarios y posiblemente “Cuenca Respira Música” se enfoque a dar visibilidad a jóvenes músicos conquenses en directo, sobre diferentes escenarios de Cuenca. Aun así, quieren funcionar como plataforma digital para cualquier músico que quiera darse visibilidad en sus redes.

Para concluir acaban con una reflexión sobre el estado de la música y de la cultura tras el confinamiento:

“Lo que más se infravalora en España es la cultura y curiosamente es la que nos ha salvado durante la cuarentena. La música, el cine, el teatro etc… que no se olvide la gente de esto y que luego vayan a los teatros, a los cines, a los conciertos, y paguen la entrada, porque los músicos vivimos de esto y no de tocar delante de una pantalla”

Deja una respuesta