Broche de oro – Me iré o te irás

Y sé que sin buscarte te encontraré rodeada de amantes en la esquina de algún bar; y mi boca quedará sellada.

Y, me iré o te irás.

Sé que me decepcionaré cuando tus palabras no se correspondan con los hechos y me aferre al merecimiento de que alguien debe tratarme tan ¿mal? No si hay un pacto de sangre al que accedí estipular.

Y me iré o te irás.

Tanta gente, tanto bullicio y tanto etílico licor y la fauna de animales como si estuvieran en peligro de extinción. No, no quiero en mi vida ese derroche de desenfreno y descontrol.

Y me iré o te irás.

Yo solo puedo escribir hasta descargar mis emociones y quedarme vacía, en soledad.

No es nada nuevo, nací frágil, con la herida de la vida, como deshecha por fuera y con los años por dentro.

A veces logro encontrar la catarsis que me llena de gozo y alegría haciendo brillar mis ojos, y otras, se desintegra en profundo desconsuelo.

Y por eso, si llegamos a volver a vernos, puede que te abrace y acaricie como si no existiese nada más.

Como si fuésemos las únicas criaturas en este maltrecho mundo. Pero tú quieres seguir ahí enclaustrada en una falsa libertad y yo rezo por huir.

Y el tiempo olvidará que juntas un día casi fuimos más que algo orgánico y más que algo corpóreo.

Pero al final, yo me iré, y tú, tú te quedarás.

Soco Cordente

Deja una respuesta