Broche de oro – José Manuel Martínez Cenzano

La huida del misterio

Unos pájaros que volaban fugaces

dieron cobijo al misterio que había decidido

                                                                                              abandonarnos.

Lo ocultaron hasta que sus perfiles consumieron

                                                                                      la noche.

Amanecimos sin misterio

cegados por la luz irresistible de un mundo

                                                                   sin preguntas.

Celebramos con fuegos de artificio el final

                                                                   de una época

y la llegada de un mundo de certezas.

Recuerdo que gritábamos: ¡No más hipótesis!

                                                            ¡Murió la conjetura!

Poco a poco se instaló entre nosotros

                                                          el espacio vacío.

El amor y sus dudas fueron sustituidos

por un inhóspito sentimiento

                                                  de transparencia cegadora.

La unánime ponderación de la evidencia

sustituyó al debate, pues nadie disentía

y rauda la apatía se adueñó del paisaje.

Llegados a este punto comenzó la añoranza,

y en el atardecer mirábamos volar las golondrinas

pensando si nos devolverían el misterio.

Pero esa era la única pregunta

para la que no teníamos respuesta.

Unos pájaros que volaban fugaces

dieron cobijo al misterio que había decidido

 abandonarnos.

Lo ocultaron hasta que sus perfiles consumieron

la noche.

Amanecimos sin misterio

cegados por la luz irresistible de un mundo

sin preguntas.

Celebramos con fuegos de artificio el final

de una época

y la llegada de un mundo de certezas.

Recuerdo que gritábamos: ¡No más hipótesis!

¡Murió la conjetura!

Poco a poco se instaló entre nosotros

el espacio vacío.

El amor y sus dudas fueron sustituidos

por un inhóspito sentimiento

de transparencia cegadora.

La unánime ponderación de la evidencia

sustituyó al debate, pues nadie disentía

y rauda la apatía se adueñó del paisaje.

Llegados a este punto comenzó la añoranza,

y en el atardecer mirábamos volar las golondrinas

pensando si nos devolverían el misterio.

Pero esa era la única pregunta

para la que no teníamos respuesta.

José Manuel Martínez Cenzano

(Viaje al corazón de la memoria)

Deja una respuesta